que-es-green-ux

Diseño web sostenible: cómo llevar a cabo el Green UX en tu marca

Marketing&Branding

David Marenyà

CX Consultant & Team Leader

El cambio climático está pasando factura al medio ambiente. La temperatura aumenta, los glaciares se derriten, el nivel del mar sube y la fauna y la flora están cambiando. Pero no es una novedad, ¿verdad?

En medio de todo esto, Internet es una de las principales causas, ya que el mundo virtual está afectando al mundo offline a una escala masiva, produciendo daños críticos inducidos principalmente por la actividad humana en forma de emisiones de CO2.

A raíz de esto, podemos ver que los usuarios tienden a darle mucha más importancia a temas relacionados con la sostenibilidad y a cómo pueden aportar y actuar ante esta situación .

En buscadores, podemos observar cómo existe una tendencia creciente de interés por palabras como “sostenibilidad” o “medio ambiente”, que han aumentado hasta un 200% desde 2017, mostrando así la creciente preocupación por parte de los usuarios.

busquedas-sostenibilidad-medio-ambiente

De manera complementaria a las acciones de RSC que realizan las marcas, existen cambios en el diseño y el desarrollo, que pueden reducir el daño y, al mismo tiempo, hacer que una web sea más resistente frente a un clima cambiante. 

Desde archivos de imagen hasta colores, lenguajes de codificación y servidores, las elecciones que hacemos en nuestro ecosistema digital pueden consumir electricidad y emitir carbono y a medida que Internet crece, también aumenta el coste para el medio ambiente.

Por lo tanto, el diseño web es una herramienta poderosa que, acompañado de tácticas UX orientadas a la sostenibilidad, puede empujar a los usuarios a comportamientos más ecológicos y ayudar a cambiar las actitudes y creencias de los mismos.

Pero, ¿qué es UX y Green UX?

El diseño UX (User eXperience) es una disciplina que trata de lo que siente el usuario cuando tiene una interacción con nuestros productos digitales. Esa interacción implica multitud de factores, que van desde la sencillez a la hora de completar la tarea que se propone, al valor que aporte nuestro contenido o nuestro servicio.

Es por ello que para poder ofrecer una experiencia satisfactoria, debemos conocer previamente a quién nos dirigimos, y definir a  nuestro buyer persona. Solamente cuando conocemos a nuestros usuarios y cómo se comportan, seremos capaces de generar una experiencia de usuario satisfactoria.

green-ux-que-es

Green UX es llevar a cabo principios de UX, que favorezcan una experiencia web sostenible sin tiempos de carga excesivos ni elementos muy pesados, entre muchas otras cuestiones.

Ahora interactuamos con páginas web y aplicaciones diariamente, por lo que si somos capaces de garantizar que los usuarios puedan navegar fácilmente por nuestro negocio online y cumplir sus objetivos, seremos capaces de generar más oportunidades para nuestra marca. Por el lado contrario, si no tenemos en cuenta este tipo de diseño a la hora de crear nuestra web, posiblemente se incremente el porcentaje de rebote y esto acabe afectando a la larga a nuestro posicionamiento y visibilidad.

Claves para trabajar bajo un marco de Green UX 

Como hemos dicho, el Green UX busca no sólo satisfacer la experiencia de usuario, sino también optimizar al máximo el rendimiento de nuestro ecosistema digital. Para conseguirlo y reducir nuestro impacto ambiental a nivel digital, debemos tener en cuenta las siguientes claves:

1. Aumentar la accesibilidad del diseño y desarrollar una AI Sostenible

La accesibilidad en el diseño se puede mejorar considerablemente mediante una mejor navegación y legibilidad. Si el contenido de nuestro espacio es ligero y se presenta de forma intuitiva, al usuario le resultará más fácil navegar por él, lo que también reduce considerablemente las emisiones de CO2. 

UX sostenible significa minimizar la cantidad de cargas de página para los usuarios en su camino hacia el contenido deseado.

La limpieza del sitio web también es importante. Si el contenido se presenta con gran claridad e instrucciones, crea una conexión entre la sostenibilidad y la experiencia del usuario. Debemos velar por el orden y la carga rápida como puntos esenciales.

Como empresa, entender y aplicar el diseño sostenible en los procesos de la misma, es una fuente de ventajas competitivas que nos permite, entre otras cosas,  obtener un posicionamiento diferencial, basado en beneficios relacionados con la sostenibilidad y que puede y debe estar alineado con el propósito de nuestra marca.

user-experience-sostenible

Como bien apunta nuestra compañera María Corrales, UX & Project Manager, 

“Desde Pinchaaqui.es trabajamos en profundidad en la fase de UX para desarrollar webs enfocadas a la experiencia de usuario que mejoren la sostenibilidad. En cada proyecto, uno de nuestros objetivos es que el usuario encuentre lo que busca de manera rápida y ágil. 

Por ello, trabajamos en profundidad en las funcionalidades que ha de tener una web, cómo se organiza la información (AI) y cómo van a ser los contenidos, imágenes y animaciones para colocarlas de la forma más clara y menos pesada posible. 

Esto nos permite mantener una carga de la web óptima y además, evita frustraciones en el usuario, ya que encuentra la información de forma sencilla y sin distracciones. Ésta es una manera de acercar nuestros proyectos a la disciplina de Green UX”.

En cuanto a la arquitectura web sostenible orientada al usuario, es importante la regla de los 3 clics. La clave está en no dejar que pasen más de 3 clics desde que el usuario entra a la web y consigue llegar a la página que desea. Una manera de conseguirlo es mediante la creación de menús, categorías y subcategorías claras y estructuradas para que el internauta encuentre lo que está buscando de manera rápida y sencilla.

El usuario se sentirá más cómodo si ve las metas al principio. De esta forma, no tendrá que buscar lo que necesita y perderá menos tiempo en completar su tarea. 

Además, si la estructura de una web es demasiado profunda, a Google le resultará más difícil llegar a todas las páginas, por lo tanto se recomienda que la estructura sea horizontal y no tenga más de 3 niveles de profundidad (sin contar la home), para no dañar nuestro posicionamiento y optimizar al máximo el tiempo que pasa un usuario en nuestra web. 

Por otro lado, debemos otorgar el control a las personas. Cuando llegan a una web,  deben sentir en todo momento que saben dónde están y que controlan la situación. Los títulos y contenidos de cada apartado deben ser claros y visibles.

“Trabajamos nuestros proyectos web situándonos siempre del lado del usuario y acompañándolo en lo que necesita a través de una organización sostenible de los elementos que le rodean. Con un diseño sencillo e intuitivo, logramos una experiencia satisfactoria a la hora de interactuar con los productos digitales que creamos”, Carles Graullera, UX/UI Designer en Pinchaaqui.es. 

2. Ahorrar bytes y medir nuestra huella de carbono

Cuantos más datos haya en un sitio, más largos serán los tiempos de carga, lo que genera un gran impacto en personas con conexiones a Internet más lentas.

Hoy en día, muchas empresas encuentran muchos beneficios al reducir su huella digital y recortar el uso de datos en su presencia en la web. La disminución de datos conduce a tiempos de carga más rápidos, que traen consigo beneficios como una menor tasa de abandono, una mejor experiencia de usuario y una mayor tasa de conversión.

La sostenibilidad es eficiencia. Ser sostenible mejora nuestra reputación y además favorece al planeta,  gracias a un uso más eficiente e inteligente de los recursos que tenemos disponibles.

Podemos medir la rapidez de carga de nuestra web con diversas herramientas como PageSpeed, Ubersuggest (entre otras funcionalidades) o Website Carbon Calculator

Con esta última, podemos calcular el nivel de sostenibilidad de nuestros sites y comprobar si nuestro sitio es un espacio eficiente y cumple con los estándares de sostenibilidad web como el uso de imágenes comprimidas, formatos de archivo eficientes y fuentes ligeras. Al ingresar la URL de una web, la herramienta muestra la información sobre la cantidad de CO2 que emite tu web y si está siguiendo un enfoque sostenible.

3. Optimizar el rendimiento

Cada actividad que realizamos en un sitio web o cualquier otra plataforma en línea, requiere de almacenamiento en nuestro dispositivo en forma de archivos, textos, documentos y mucho más. Los datos en el almacenamiento en la nube están impactando negativamente al medio ambiente. 

Según Amanda Sopkins, de Sustainable UX, “las notificaciones reemplazan las entregas diarias de periódicos, los correos electrónicos reemplazan los recibos y las nubes virtuales reemplazan las cajas de fotografías. Al principio, esta parece una forma natural de construir un mundo más sostenible. Sin embargo, en lugar de aprovechar nuestro poder para crear soluciones mínimas para problemas difíciles, nos atiborramos de este espacio aparentemente ilimitado».

La primera táctica para paliar esto es habilitar el almacenamiento en caché del navegador. Permite recuperar rápidamente los datos del sitio web de un caché local para los usuarios que regresan. Al optimizar el sitio, no solo se reduce el consumo de datos y las emisiones, sino que también involucra a los usuarios con gran satisfacción

El texto, las imágenes y los vídeos componen el contenido de nuestro sitio web, y la optimización de estos significa mejorar el rendimiento y el uso de datos. Al utilizar texto claro y conciso, imágenes y vídeos de alta calidad, la web reduce el tiempo de carga de la página, sin perder la calidad general y, lo más importante: ayuda a frenar la contaminación online con un pequeño gesto.

Según “Los españoles ante el cambio climático; hábitos retos y oportunidades”, estudio realizado por GAD3 y promovido por Engie sobre una muestra de 3.600 encuestas en toda España, la sociedad española está más predispuesta a cambiar hábitos y adoptar actitudes más sostenibles.

“Sólo el 7% de la sociedad española no está dispuesta a cambiar sus hábitos para luchar contra el cambio climático, frente a una rotunda mayoría (el 91%) que sí lo está”, destaca el informe.

Por esta razón, se necesita afrontar con decisión este reto con nuevas estrategias más concretas y apostar por la sostenibilidad en todos los ámbitos en los que podamos hacerlo como marcas.

ux-sostenible

Podemos incorporar desde animaciones e ilustraciones que transmitan un mensaje sostenible, hasta ahondar en el uso de la tipografía para evocar el lado ese lado más “verde”. Tenemos la oportunidad de contribuir a que los usuarios aprendan más sobre los problemas ambientales y los resuelvan dentro de nuestro diseño de UX.

Ser sostenible hoy en día puede ser un factor diferencial, pero pronto será lo que esperen los consumidores. Ser sostenible puede ser el intangible que marque la diferencia.

Si en UX pretendemos generar una sensación positiva en el cliente, debemos estar sometidos a revisión continua, dado el cliente y el entorno, las necesidades, objeciones… Trabajamos con encuestas onsite, análisis de comportamiento, entre otros, para medir y mejorar la UX.

¿Qué te ha parecido?

Diseño web sostenible: cómo llevar a cabo el Green UX en tu marca