Blog

7Marzo'19
Cómo aplicar el Big Data a nuestra estrategia de redes sociales: Social Big Data

Cómo aplicar el Big Data a nuestra estrategia de redes sociales: Social Big Data


Fer Martín
#AlAguaPatos      Redes Sociales, big data

El uso del Big Data está cada vez más generalizado en las empresas. El gran volumen de datos de los usuarios que nos ofrece internet, hace que las marcas tengan a su alcance la personalización de mensajes y el ofrecer al cliente potencial exactamente lo que está buscando, en el momento más adecuado, durante todo su paso a través del funnel de marketing.

Uno de los retos del Big Data es entender lo que es relevante para extraer insights y conocimiento apropiados, sin ‘ruido’ ni distracciones. Este entendimiento y comprensión de los datos, es lo que hace que seamos capaces de personalizar nuestra relación con el usuario/consumidor, en el canal en el que están presentes, en el momento adecuado y con una oferta que se adapte a su perfil y necesidades. Eso implica un seguimiento muy sofisticado de la comunidad, grupos de interés y perfiles hasta llegar al consumidor individual.

Si añadimos este uso de Big Data en las redes sociales, puede cambiar nuestra visión de marca por completo, ya que gracias a estos datos podemos anticiparnos a las preferencias de los consumidores, lo que atraerá a clientes y generará ventas.

Del Big Data al Social Big Data

Las redes sociales son una fuente llena de datos, pero sin estructurar, pero que pueden ayudarnos a obtener información procesable.

Estos datos a menudo se someten a conductos analíticos que utilizan el procesamiento de textos, el análisis de sentimientos o incluso algoritmos de ‘Machine learning’ para extraer conclusiones sobre el negocio. Conclusiones, que pueden usarse para crear una estrategia de redes sociales basada en los conocimientos obtenidos.

Diversos estudios sobre Big Data revelan que de todos los datos e información que generan los usuarios en redes sociales, las marcas logran aprovechar solo el 0,5 %. Asimismo, en España, según IAB, el 86% de los internautas de entre 16 y 65 años utiliza redes sociales, lo que supone un total de 19 millones de usuarios sólo en el territorio español. Es aquí donde aparece el concepto de Social Big Data.

Este concepto hace referencia a la estrategia que se centra en recoger, gestionar, organizar y aprovechar toda la información vertida en redes sociales por los usuarios, con el fin de poder mejorar la relación entre los negocios y sus comunidades online.

Las redes sociales y su capacidad de generación de datos

Según Google, en el año 2020 cada usuario contará con una media de 5GB de datos móviles al mes; gigas que serán empleados casi en su totalidad en redes sociales.

La cantidad de datos generada es, en todo caso, enorme. Gestionar un volumen tan grande requiere una estrategia a la altura, así como unos procedimientos eficientes que permitan sacar un partido real a la información. De otro modo, no sería rentable trabajar el Social Big Data.

Según Internet Live Stats, estos son algunos datos sobre redes sociales:

  • Más del 40% de la población mundial tiene conexión a Internet.

  • Facebook cuenta con casi 700.000 artículos y 34.000 “Me gusta” a cada minuto.

  • Facebook tiene más de 2.000 millones de perfiles activos.

  • Se publican casi 1000 fotos al segundo en Instagram.

  • Twitter produce casi 250.000 nuevos tuits al minuto.

  • YouTube carga 4.300 minutos de vídeo a cada minuto.

 Por qué es importante Incorporar el Social Big Data a una estrategia de redes sociales

Gracias a los datos, podemos conocer con exactitud el comportamiento del consumidor y adaptar nuestras estrategias de social media en consecuencia. El Social Big Data dará lugar a una forma de comunicarnos con nuestros clientes de una manera mucho más personalizada, tal y como hemos dicho y por lo tanto, a mejorar nuestras relaciones con ellos y sus experiencias y ‘momentos’ con nuestra marca.

Además de esto, contar con datos adecuados a la hora de diseñar nuestra estrategia puede conformar ciertas ventajas.

Identificar a la audiencia y el momento adecuado para impactar con nuestros contenidos

¿Alguna vez has observado una tendencia en tu propia actividad de redes sociales? ¿Usas Facebook todas las noches antes de dormir o justo al levantarte?

Estas tendencias o comportamientos son muy interesantes para los analistas de datos y sobre todo de cara al contenido. Podemos realizar un seguimiento de la actividad de nuestro público y segmentarlos en función de la hora del día de su actividad y la cantidad de tiempo dedicado a cada una de las plataformas de redes sociales.

Podemos utilizar estos datos para ofrecer el mejor contenido a un cliente potencial en el momento adecuado.

Por ejemplo, si al target que nos queremos dirigir son estudiantes universitarios, es posible que encontremos mayores ‘picos’ actividad en línea en las tardes y las noches. Por lo tanto, este tiempo podría ser perfecto para que nuestras publicaciones obtengan la máxima visibilidad.

Aquí además, aparece el término: ‘Micro-momentos’.

Este concepto aparece hace unos años de la mano de Google, basándose en la idea de que los dispositivos móviles han revolucionado la manera en que los usuarios se relacionan con las marcas. Existen pequeños ‘paréntesis’ o momentos, en los que el usuario tiene una necesidad. Gracias al Social Big Data, podemos detectar estos ‘micro momentos’, a través de herramientas de escucha social, por ejemplo, y de esta forma,  resolver esas necesidades en el momento adecuado.

Conocimiento del territorio de la marca

Estamos acostumbrados a entender que nuestra competencia, es siempre aquella que hace lo mismo que nosotros y ofrece los mismos productos o servicios.

En la era de los datos, esto ha cambiado, ya que la competencia de una marca es aquella que se encuentra en su mismo territorio, luchando por acaparar la atención de los mismos buyer personas.

Gracias a los datos que podemos extraer de las redes sociales, podemos obtener ventaja competitiva, investigando aquellas cosas que llaman la atención a nuestros consumidores, en el territorio en el que está posicionada nuestra marca, y quién está ganando la batalla de captar su interés.

Por ejemplo, imaginemos que nuestra marca saca unos smoothies saludables y uno de sus buyer persona son “mujeres jóvenes, deportistas, a las que les gusta cuidarse y tienen el tiempo justo para ello, ya que además trabajan”.

La lógica en marketing tradicional, nos impulsaría a investigar a cualquier otra marca de smoothies del mercado y a considerarla competencia directa de la nuestra, pero en el mundo del Smart Data Marketing (o el marketing basado en datos inteligentes), la cosa cambia bastante.

Nuestra competencia, no serán los fabricantes o comercializadores de smoothies, serán todas aquellas marcas que ya han conquistado a esas mujeres a las que queremos impactar, dentro del territorio saludable. Por ejemplo, podrían ser empresas eléctricas que patrocinan carreras de la mujer, o bien marcas de productos higiénicos, que están sensibilizadas con diferentes patologías que afectan al sexo femenino.

Teniendo claro el territorio de nuestra marca, gracias al Social Big Data, podemos hacer una escucha sobre el mismo y detectar quiénes son aquellas marcas que están en la parte superior de ese territorio y descubrir por qué y cómo han conseguido conectar con ese buyer que nos interesa.

Mejora en nuestra innovación y capacidad de reacción

Gracias a los datos, es posible acceder a un histórico de campañas que nos harán aprender de los errores del pasado y así podamos establecer acciones más eficientes.

Tampoco podemos infravalorar el impacto que tiene en cualquier estrategia la capacidad de planificar y anticipar las tendencias con respecto a los nuevos productos o servicios.

Conclusión

Los datos que nos proporcionan las redes sociales son ahora un aspecto esencial para que las empresas los incorporen en sus operaciones cotidianas.

Sin embargo, antes de hacer todo esto, hay un requisito previo principal que se debe cumplir: desarrollar una mentalidad en la que los datos, convertidos en información, sean el eje principal de toma de decisiones.

Las redes sociales son la principal vía de las empresas para conocer y relacionarse con su público, porque lo que lo que opinan en las redes es lo mismo que pueden opinar en la calle o en su casa.

Por esto, el análisis de los datos que nos proporcionan es crucial para alcanzar el éxito y la fidelización de nuestros usuarios y el uso del Social Big Data es clave, a la hora de definir una estrategia social media exitosa.





¿TE HA GUSTADO LA NOTICIA Y QUIERES COMPARTIRLA?:

comentarios
Contacto

Contacta con nosotros