Blog

10Octubre'13

Conoce a Ana Escudero 4.0, la última incorporación a Pinchaaquí Team


Ana
#HaciendoElGanso     

Viendo el gran éxito de las redes sociales en Internet, uno llega a meditar cómo estas herramientas han cambiado nuestro estilo de vida. Mi trayectoria profesional se puede comparar con la evolución de las nuevas tecnologías. Ya que, nuestra vida en Internet también ha ido variando de forma considerable, tanto, que nos cuesta entender qué hacíamos en la red antes de la aparición de las herramientas de las que hoy disponemos. 

En el inicio del desarrollo de las telecomunicaciones, con la Web 1.0 el usuario estaba restringido a leer la misma información ya que no se podía actualizar continuamente. Yo comencé en forma de Web 1.0. Empecé con las palabras. Hojas y páginas que configuran la lengua que hablamos, la literatura que leemos. Y por eso y en eso empleé cinco años en la Universidad, donde me licencié en Filología Hispánica. A veces las palabras no estaban bien escritas, o existía una mejor manera de decir las cosas: en ambos aspectos se centró mi primer trabajo. Lo llamaban correctora Ortipográfica y de Estilo.... Y al igual que la Web 1.0, era de sólo lectura. Después, en los 90, surgió HTML e hizo que las páginas web fueran más agradables a la vista y pudieran contener imágenes, formatos y colores. De esta misma manera yo también evolucioné. Dejé las palabras y empecé con los puntos: lo ortotipográfico dio paso al diseño gráfico. Y manteniendo el estilo, llegué al mundo de las agencias de publicidad. La Web Social, la 2.0, permite a los usuarios interactuar y colaborar entre sí como creadores de contenido en una comunidad virtual. Así pues, empecé convenciendo a la gente de dónde tenía que ir de vacaciones, para contarles luego "las bondades de algunos medicamentos". Y todo fue creciendo... Las agencias, los clientes, las campañas, las tareas, las responsabilidades… Hubo más viajes para sugerir, pero también bancos, compañías de teléfono... Y hubo más logos, pero también gestión de clientes. Y mientras yo me desarrollaba, seguía haciéndolo la tecnología. El punto daba paso al píxel, la imagen por sí sola no era suficiente. Así que yo volví a reiniciarme, esta vez en forma de máster de diseño web y programación. Una adaptación como la de la Web 3.0, la  Web Semántica, que busca unir contenido y conocimiento. Y presentarnos los resultados del análisis en forma que la experiencia de navegación sea relevante, útil y disfrutada por el usuario. En realidad nada ha sustituido a nada, todo ha ido sumando. Y lo hago una vez más emprendiendo una nueva andadura en el equipo de Pinchaaquí como Project Manager y “reseteándome” en Ana Escudero 4.0, Usable (léase en inglés), Accesible, Indexable y Actualizable. En continuo dinamismo, presente a un mismo tiempo en todas partes, Ana Escudero 4.0, una Web Ubicua. En esta nueva etapa seguiré sumando, aprendiendo con nuevos desafíos, intuyendo las nuevas tendencias y formando parte de un equipo que vislumbra el futuro para aplicarlo en el presente de nuestros clientes. Llegando a ser la Web 5.0, sin duda, la más evolucionada, en la que será posible detectar las emociones mediante la implementación de la neurotecnología. Evolucionar, transmitir... Suma y sigue.





¿TE HA GUSTADO LA NOTICIA Y QUIERES COMPARTIRLA?:

comentarios
Contacto

Contacta con nosotros





En este sitio se usan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada. Más Información
¿consiente usar cookies?